El pueblo que no quería ser gris

$292,00

Conocé nuestras opciones de envío

Compartir

El pueblo que no quería ser gris

Texto: Beatriz Doumerc

Ilustraciones: Ayax Barnes

Buenos Aires : Colihue, 2015

Colección: Tal para cual

Leemos a los editores: «El pueblo que no quería ser gris es un libro sin tiempo. Es para ayer, para hoy y para mañana. Detrás tiene dos historias: una es la del cuento escrito por Beatriz en la casa de Flores y que Ayax dibujó en su taller en La Boca. Y la otra, su destino: tener un lugar, con los mismos colores del cuento o con otros, en cada sitio del mundo donde sea necesario resistir al gris o a la injusticia, impuesta por cualquiera de los reyezuelos de turno.
Por su calidad y originalidad, la obra de Ayax Barnes, ilustrador, y Beatriz Doumerc, escritora, es considerada una de las más importantes de la literatura infantil en América Latina. En sus trabajos, merecedores de importantes galardones, vive una imaginación que devino estilo y que los convirtió en importantes referentes.
Sus palabras e imágenes, inconfundibles, habitan en colecciones míticas, como los Cuentos de Polidoro o del Chiribitil. El pueblo que no quería ser gris, Aserrín, aserrán, Cómo se hacen los niños, Cuando todo pasa volando, Daniel y los reyes y Las cosas de la familia Claroscuro son algunas de sus obras más reconocidas.
La censura prohibió algunos de sus libros y ellos, pareja tanto en la creación como en la vida, se vieron obligados a dejar la Argentina. Pero en otros países, siempre juntos, siguieron trabajando en esa obra única que mantiene una extraordinaria vigencia y frescura.»

Leemos en Página/12: «El pueblo que no quería ser gris, editado originalmente en 1975 y prohibido por la última dictadura militar al año siguiente, es una historia que dispara un contenido social y político, toda una lección de ciudadanía. “Y es la vez uno de esos clásicos que podría estar en una compilación junto a los Hermanos Grimm. Tanto los textos como las ilustraciones son simples y profundos a la vez. Eso los hace efectivos y perdurables”, advierten los editores. Lo que sorprende también, nuevamente, es la originalidad de las ilustraciones y la técnica utilizada por Barnes: son dibujos hechos con brea.»